SE DUPLICA EN UN AÑO ROBO DE CELULARES EN 2017 SE RECIBIERON 14 MIL DENUNCIAS

SE DUPLICA EN UN AÑO ROBO DE CELULARES EN 2017 SE RECIBIERON 14 MIL DENUNCIAS

Reconoce el procurador capitalino que el robo de celulares es imparable y pide ayuda al Sistema de Administración tributaria y a  las telefónicas para

POR ‘MALACOPA’ LO PICAN HASTA MATARLO
CONFIRMAN LA IDENTIDAD DE LOS CUERPOS ABANDONADOS EN ÁLVARO OBREGÓN
ESTALLA LA VIOLENCIA EN LA CIUDAD DE MÉXICO

Reconoce el procurador capitalino que el robo de celulares es imparable y pide ayuda al Sistema de Administración tributaria y a  las telefónicas para inhabilitar aparatos robados y propuso prohibir la venta de aparatos usados.

Tan solo de 2016 a 2017, se duplicó el número de denuncias por robo de celulares, al pasar de siete mil a 14 mil denuncias, lo que representa un costo promedio de siete mil 500 pesos por teléfono, con lo que el hampa obtuvo ganancias superiores a los 105 millones de pesos, solamente por este concepto.

Por ello, frente al incremento del robo de teléfonos celulares, es necesario firmar acuerdos de cooperación con las compañías proveedoras de estos equipos, que permitan facilitar la investigación del ilícito, reconoció el procurador General de Justicia de la Ciudad de México, Edmundo Garrido Osorio.

En el marco de la primera Conferencia Nacional Extraordinaria de Procuración de Justicia 2018, afirmó que el problema constituye un desafío para las instituciones de seguridad de todo el país, por lo que planteó también regular el mercado de móviles usados mediante la emisión de una Norma Oficial Mexicana.

Asimismo, consideró que necesaria la intervención del Servicio de Administración Tributaria (SAT) para que, en el ejercicio de sus atribuciones, se cerciore de la procedencia de los aparatos, haciendo que quienes los expenden emitan comprobantes o facturas.

Sugirió otra medida  “de carácter radical”, que consistiría en prohibir la compra-venta de celulares usados que no cuenten con algún documento que muestre la legalidad de su adquisición, o bien, dar de baja en definitiva este tipo de aparatos de modo que quede inhabilitado para usarse con otro chip.

Expuso el imperativo de fortalecer el marco jurídico para impedir o regular el comercio de teléfonos celulares usados y, de esta manera, imposibilitar o disminuir su uso en la comisión de otros delitos.

En su intervención, el Procurador capitalino detalló que, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), el 73.6 por ciento de la población mayor de seis años cuenta con un teléfono inteligente, al tiempo que destacó que esta actividad ilícita representa para las víctimas una afectación de manera individual de siete mil 538 pesos, en promedio.

Por ello planteó a los fiscales y procuradores del país, se instale en breve un grupo de trabajo que elabore otras propuestas de prevención, investigación y persecución de este tipo de ilícito.

Informó que en la capital del país se iniciaron en 2016 siete mil carpetas de investigación relacionadas con este tipo de delito, mientras que el año pasado el volumen de indagatorias casi se duplicó al iniciarse casi 14 mil.

Garrido Osorio dijo que ante el incremento del robo de teléfonos celulares que se pudiera estar dando también en el resto de las entidades federativas, es oportuno implementar acciones de prevención y combate efectivo, entre las cuales  está la de inhibir su comercio irregular.

Así, el abogado de la Ciudad de México formuló a sus pares en el país una serie de estrategias para frenar el ilícito, tales como identificar los puntos de mayor incidencia a través de la georreferencia de zonas de riesgo, modus operandi, así como días y horarios de su comisión.

Consideró que a través de labores de inteligencia en campo, se pueden ubicar zonas de comercio informal, además de implementar operativos que, indicó, deben ir de la mano con campañas de sensibilización y prevención dirigidas a la sociedad con el objeto de inhibir la compra-venta de equipos celulares robados.

Es preciso fortalecer los sistemas de registro público, respecto a la asignación de números de celulares, así como de la posesión de los equipos, con el fin de mantener localizables a sus poseedores e impedir la comercialización ilícita, así como su uso en actividades delictivas, precisó.

Sobre este punto el Procurador llamó a quienes son víctimas del robo de sus teléfonos a denunciar ante la autoridad, a fin de evitar cualquier eventual responsabilidad en caso de que sus equipos sean utilizados para cometer ilícitos como extorsiones, secuestros, homicidios y robos.