PARECEN GAVETAS DE MUERTO, PERO EL FUTURO NOS ALCANZÓ, LLEGARON A MÉXICO LAS CÁPSULAS PARA DESCANSAR, 

Como en las películas de ciencia ficción o en las más futuristas, llegaron a México, traídas de Japón con diversas modificaciones para hacerlas a la m

APAÑAN LA MARINA A UNA BANDOTA EN GUERRERO
ROMPEN LA CHOYA A PAREJA DE ABUELOS
POLICÍAS Y NARCOMENUDISTAS SE ENFRENTAN EN LA CDMX 4 MUERTOS Y 25 DETENIDOS

Como en las películas de ciencia ficción o en las más futuristas, llegaron a México, traídas de Japón con diversas modificaciones para hacerlas a la mexicana, las cápsulas para descansar, hoteles que solamente rentan una gaveta como si fuera de muertos.

 

Es una marca mexicana y se trata de pequeñas cápsulas ideales para descansar y cargar tus equipos electrónicos, en lo que esperas las conexiones de vuelo, según explica Izzzleep en su sitio web, o bien para echarte una siesta sin tener que salir del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, en la Terminal 1.

Los turistas o viajeros de negocios, además de evitar mayores traslados o costos de taxis, pueden llegar a cualquier hora y lo mismo esperar su conexión, a las seis de la mañana que abren el metro, o a las cinco para el Metrobús, o cualquier otro avión que los lleve a un destino, sin arriesgarse a un asalto, secuestro exprés o cualquier otro riesgo.

La empresa se describe como una forma de “hospedaje inteligente”, y dice que en ocasiones no son necesarios todos los servicios de un hotel tradicional, puedes hacer del baño o no, puedes bañarte o no, puedes conectarte a la res o no, todo es a la carta.

 

Las cápsulas solo pueden ser utilizadas por una persona, nada de un rapidín, ni de que aquí cabemos o de que es mi noche de bodas… y la edad mínima es entre 12 y 18 años, siempre y cuando los menores estén acompañados por un adulto.

A diferencia de un hotel normal, en Izzzleep pagarás las horas por las que hagas uso,que es, de 2 horas, para un coyotito o hasta toda la noche.

En cuanto a los costos, la noche que puede ser, desde las 12 del día hasta las 10 de la mañana del día siguiente puede tener una tarifa desde 140 pesos la siesta de dos horas; 130 pesos la ducha o 650 pesos mexicanos.