NOCHE DE EXTREMA PASIÓN TERMINA EN ZAFARRANCHO

NOCHE DE EXTREMA PASIÓN TERMINA EN ZAFARRANCHO

Se publica con las reservas profesionales del periodismo. Información difundida aún sin confirmar por las autoridades correspondientes. Boch

ATAQUE CONTRA FUERZAS DEL ORDEN DEJA 5 POLICÍAS MUERTOS EN SONORA
JOVENCITO CANSADO DE SUS PROBLEMAS AMENAZA CON SUICIDARSE
PRESUNTOS HUACHICOLEROS ATACAN A TIROS A POLICÍAS ESTATALES

Se publica con las reservas profesionales del periodismo.

Información difundida aún sin confirmar por las autoridades correspondientes.

Bochornoso escándalo el que protagonizaron un trío de perversos cadetes de la policía estatal de Tamaulipas, al agarrarse a golpes al interior de una habitación de hotel en ciudad Victoria.

Pues resulta que estos “muchachitos” se estaban dando amor con todo, eran dos mujeres y un cadete, todos compañeros enfildados para ser policías estatales.

Después de salir del curso, el cadete y sus dos compañeras, se fueron a echar unas cervezas a un bar y ya al calor de las copas “se les calentó el frasco” y los tres se fueron al hotel Villa de Aguayo ubicado en calle 10 Morelos y Miguel Hidalgo en la zona centro de ciudad Victoria.

Una vez ahí comenzó la tremenda orgía y se escuchaban los azotes del respaldo de la cama, y hasta ahí todo era normal según los empleados que están acostumbrados a todo tipo de ruido mientras se están echando un garrotazo, de hecho hasta a aplausos le estaban dando desde la recepción al cadete, por el gritadero que tenían las dos mujeres a las que estaba haciendo feliz.

 

Pero cuál fue la sorpresa de los empleados del hotel, que minutos después comenzaron a escucharse gritos más fuertes y botellas rotas debido a que estaban peleando entre los tres ya que el cadete le estaba dando más a una que a la otra y comenzó la riña debido a que estaban borrachos y así inició la salvaje pelea en pelotas.

Al arribar elementos de la policía para separarlos comenzó el corredero entre los pasillos del hotel y una de las mujeres trataba de huir a como diera lugar, y aquí viene lo bueno, esa mujer que quería huir, era la esposa de unos de los policías que acudió al llamado de auxilio de los empleados del hotel.

Al verla casi se desmaya de la impresión al ver que era su mujer, pero se recuperó, agarró aire y cumplió con su deber llevándosela detenida de las purititas greñas por alterar el orden y para variar era ella la que empezó la riña y la que reclamaba que le daban más a la otra.