“NO ME ESCAPÉ, ME ABRIERON LA PUERTA”, DIJO “EL CHAPO” DE SU FUGA EN 2001

“NO ME ESCAPÉ, ME ABRIERON LA PUERTA”, DIJO “EL CHAPO” DE SU FUGA EN 2001

Las instancias de Seguridad Nacional del Gobierno de México no realizaron una investigación de la fuga de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, ocurrida e

INTENTA ROBAR CELULAR Y TERMINA COMO RATA; ¡ENTRE LAS VÍAS DEL METRO!
DISTURBIOS EN LA UNAM; AL MENOS UN LESIONADO
TELAS CHAMUSCÁNDOSE EN TOLUCA; ¡ARDE BODEGA DE PARISINA!

Las instancias de Seguridad Nacional del Gobierno de México no realizaron una investigación de la fuga de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, ocurrida en 2001, consta en los archivos del sistema Infomex del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI).

Quince años después se desconoce quiénes integraron la red de protección institucional que le permitió salir del penal de Puente Grande, aquella primera vez.

José Antonio Ortega Sánchez, abogado coadyuvante en el proceso del Cardenal Jesús Posadas Ocampo, asesinato adjudicado en principio a Guzmán Loera, una versión de acuerdo con la cual, en esa ocasión, “El Chapo” no se fue en un carrito de lavandería como indicó la información oficial; sino que “le abrieron la puerta”.

El litigante se remite a las memorias del General Mario Arturo Acosta Chaparro Escápite –amigo suyo–, quien habría fungido como interlocutor entre el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa y los líderes de los grupos de la delincuencia organizada.

Como ahora, que para muchos académicos y analistas nacionales e internacionales resulta “insólito” que un reo escape de un penal de máxima seguridad por un túnel de 1,500 metros de longitud; en 2001, la versión oficial también fue increíble para varios expertos.

La noche del 19 de enero de ese año, un grupo de vigilantes entró a la celda de “El Chapo“, ubicada en el módulo tres. La alarma se activó cuando comprobaron que en el sitio donde debía estar el hombre, sólo estaba su uniforme, algo de ropa deportiva y sus zapatos.

El mismo Jorge Tello Peón dio detalles de lo que habría hecho Guzmán Loera al abandonar su celda: se dirigió al comedor. Luego, se desvió a la lavandería, se metió en un carrito y permitió que lo empujaran. Llegó al área de desechos materiales, donde ya lo esperaba el camión que lo sacó del penal. Todo, lo hizo sin que las cámaras de vigilancia pudieran registrarlo, pues habían sido bloqueadas.

En la huida, un personaje resultó clave: Francisco Camberos Rivera, “El Chito”, el empleado de mantenimiento que empujó el carrito en el que se metió “El Chapo”. Al respecto, las palabras de Ortega Sánchez: “Lo del carrito fue la excusa.

Recuerdo que quien supuestamente sacó al ‘Chapo’ en el carrito, después de que huyó, se entregó en mi oficina. Y yo llamé a la CNDH y a la Policía Federal Preventiva para que lo revisaran. Se entregó por temor a que lo torturaran y lo hicieran firmar lo que ‘ellos’ querían que firmara. “El Chito” no aguantaba la presión en la calle”.

Una fuente en los Ceferesos relata que Camberos Rivera continúa en prisión, que a veces atraviesa profundos episodios depresivos y que no recibe muchas visitas.