MUERTE SANGRE Y DESTRUCCIÓN DEJA LA ERUPCIÓN DEL VOLCÁN DE FUEGO EN GUATEMALA

MUERTE SANGRE Y DESTRUCCIÓN DEJA LA ERUPCIÓN DEL VOLCÁN DE FUEGO EN GUATEMALA

Centroamérica se nubló y se tiño de sangre, el mediodía de un domingo, luego de la explosión que cimbró una amplia zona de los departamentos de Chimal

DESESPERANTES MOMENTOS DESPUÉS DE LA ERUPCIÓN DEL VOLCÁN DE FUEGO
MEXICANOS MUEREN TRAS DESPLOMARSE AVIONETA EN GUATEMALA
ATORAN A INTEGRANTES DE ‘LA TRAKALOSA’ CON MILES DE DÓLARES SIN DECLARAR

Centroamérica se nubló y se tiño de sangre, el mediodía de un domingo, luego de la explosión que cimbró una amplia zona de los departamentos de Chimaltenango, Sacatepéquez y Escuintla. El volcán de Fuego lanzó hasta el cielo sus cenizas humos grises y lava que dejaron un saldo de 33 muertos, 46 heridos y decenas de desaparecidos.

El desastre no tuvo consideraciones para nadie, pueblos enteros se vieron debajo de una lluvia de cenizas, piedras y lava, mientras que, la gente huía abordo de sus vehículos a pie en autobuses y con la ropa desgarradas, los pies ensangrentados y un sin fin de quemaduras.

Centros turísticos y vacacionales evacuaron a sus clientes, familias enteras se observaron correr por las carreteras con el pánico de pensar que el fuego y las piedras incandescentes pudieran alcanzarlos, hasta hoy se estima que casi un millón y medio de guatemaltecos se encuentran en condiciones de damnificados sin que se haya podido cuantificar el monto de los daños causados por este fenómeno natural.

Millones de dólares en pérdidas por la destrucción de casas, negocios e infraestructura urbana ya se calculan, clínicas, hospitales y centros de salud han atendido como ayuda humanitaria a toda persona que lo ha solicitado sin embargo, el gobierno se mantiene paralizado frente a la magnitud del desastre y ya espera el respaldo de la comunidad internacional.

Kilómetros a la redonda del volcán de Fuego se oscurecieron, la densa nube de humo ensombreció la vida dominguera de los guatemaltecos, cuyas oraciones se elevaron al creador pidiendo por la salud de quienes resultaron heridos, quemados y afectados.

El poderoso volcán de Fuego en Guatemala entró en erupción, matando al menos 33 personas y dejando a los residentes cubiertos de cenizas mientras huían de las nubes de humo formadas por gases incandescentes y altamente tóxicos, mientras tanto hay una cantidad indefinida de personas desaparecidas.

La erupción volcánica arrojó también un rio de piedra al rojo vivo, produciendo nubes espesas de humo de casi 9,6 Kilómetros en el aire, según informa la CONRED, agencia gubernamental para la reducción de desastres, remanentes de cenizas cubrieron en su totalidad los vecindarios más cercanos.

Las mas de 3.100 personas han sido evacuadas mientras los esfuerzos de búsqueda y rescate continuaron por mas de 48 horas, dijo Sergio García Cabañas, director de la agencia de desastres. La explosión, afecto a 1,7 millones de habitantes.

Las autoridades llamaron a los residentes que viven cerca del volcán a evacuar de inmediato y advirtieron a algunos en los estados de Chimaltenango, Sacatepéquez y Escuintla que estén alerta de rocas volcánicas y cenizas.

Al menos 15 personas han sido hospitalizadas, incluidos 12 niños, algunos de los cuales sufrieron quemaduras severas, dijo el ministerio de salud.

La erupción terminó oficialmente según el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología de Guatemala,”La erupción está llegando a su fin con 14.763 pies de ceniza y explosiones de débiles a moderadas e incandescencia en su cráter”, dijo en un comunicado.

Pero advirtió que podría haber nuevas erupciones, y los residentes en las áreas circundantes deberían estar alerta sobre deslizamientos de lodo que contienen material volcánico. La ceniza volcánica se había extendido en un radio de 19 kilómetros y los vientos podrían llevar la nube aún más lejos, dijeron las autoridades.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, expresó sus condolencias y ofreció ayuda.

“Toda nuestra solidaridad y apoyo al presidente Jimmy Morales y al pueblo guatemalteco por la pérdida de vidas humanas después de la erupción del volcán de Fuego”.