LE PONE FIN A SU DRAMÁTICA EXISTENCIA

LE PONE FIN A SU DRAMÁTICA EXISTENCIA

Con apenas 25 años de edad, una joven madre de dos niñas de ocho meses y cuatro años, decidió acabar con el sufrimiento y la mala vida que le dio su d

CAPTURAN AL VIOLADOR DE NIÑOS DEL KÍNDER DE LA GAM
¡CON CABLE DE CARGADOR! LA ESTRANGULAN HASTA MORIR
EL MONSTRUO DE ECATERROR

Con apenas 25 años de edad, una joven madre de dos niñas de ocho meses y cuatro años, decidió acabar con el sufrimiento y la mala vida que le dio su drogadicto marido, porque envenenado con las sustancias le causaba sufrimiento, mientras que la suegra todo le consentía al irresponsable padre de sus hijas.

En su carta póstuma restriega que el suegro era el único que la respetaba, porque ni su padre ni su madre ni su suegra y menos su marido le tuvieron consideraciones, a todos los mandó a la chingada.

A pesar de que sus dos niñas estaban en su casa de Ecatepec cuando decidió tomar esta fatídica determinación, a ella no le importó, siendo precisamente los gritos de su hija menor quién llamó la atención de una vecina de la hoy occisa, quién al entrar a su casa ubicada sobre la calle Carlos Tejeda en la Colona Granjas de Guadalupe, para saber que ocurría se llevo una sorpresa de muerte, cuando encontró a la joven colgada y a su pequeña niña llorando.

Con un llanto inminente y un terrible dolor en el pecho, Vanessa “N”, de 25 años de edad, vecina de la joven suicida, declaró a la policía que cuando entró a la casa para ver que estaba pasando, sintió un profundo dolor, al momento en que escuchó que la niña de 4 años, le gritaba a su madre que se bajara y le preguntaba el por qué su mami estaba colgada.

Lo único que hice, dijo la joven, fue abrazar a la niña y retirarla del lugar y enseguida al percatarse que la madre ya estaba muerta, dio aviso a la policía, por lo que momentos mas tarde arribaron elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del , quienes al confirmar el deceso acordonaron la zona y pidieron la intervención del Ministerio Público, para dar fe de lo ocurrido.

Durante las primeras investigaciones de los agentes del MP, informaron que, a simple vista no se observaban huellas de violencia en el cuerpo, únicamente la constricción del cuello, que evidenciaba el suicidio.

Posteriormente, durante las mismas inspecciones oculares, el MP encontró dentro de la casa, un recado póstumo escrito en dos cuartillas de un cuaderno, donde la occisa afirmaba que se suicidaba por la mala vida que le daba su esposo y el desprecio de sus mismos padres y de su suegra.