LE ARRANCAN DEL VIENTRE LA VIDA Y A SU BEBÉ, EN TAMPICO

LE ARRANCAN DEL VIENTRE LA VIDA Y A SU BEBÉ, EN TAMPICO

Tampico, Tamaulipas.- Espeluznante fin tuvo la vida de una joven de 20 años de edad, quien tenía ocho meses de embarazo. La estrangularon le hicieron

LIBERAN AL SOBRINO DE OSIEL POR ERRORES DE CAPTURA
NOCHE DE EXTREMA PASIÓN TERMINA EN ZAFARRANCHO
MUERE EL PATA DE QUESO NO LLEGÓ A LA CÁRCEL

Tampico, Tamaulipas.- Espeluznante fin tuvo la vida de una joven de 20 años de edad, quien tenía ocho meses de embarazo. La estrangularon le hicieron una cesárea con un cuchillo, para arrancarle del vientre a su bebé que también murió. A través de Faceboock la contactaron, con engaños la sacaron de su casa y la secuestraron.

Todo comenzó con un mensaje por medio de Facebook, cuando una malintencionada desconocida contactó a Jessica, le prometió “regalar ropita para su bebé ahora que nazca”; lo que no sabía la ingenua madre primeriza, era que esa sería la última solicitud de amistad que aceptaría de una persona desconocida y que su vida estaba en riesgo junto con su bebé nonato.

De acuerdo con los informes oficiales, se supo que , la señora Cynthia y su pareja, Omar Enrique, habían planeado, desde meses atrás este desalmado crimen, habrían de robar un bebé del vientre de su madre. Para ello, se dieron a la tarea de contactar a mujeres embarazadas, apunto de dar a luz, a través de por la red social, para buscar su amistad, en principio, y ya entrando en confianza buscaban la forma de acercarse a ellas, para estudiar la viabilidad de su crimen.

Éste malévolo plan encontró como víctima a Jessica y al producto que llevaba consigo, pues cuando salió de su casa, le dijeron que la llevarían por la ropa que se encontraba en su departamento, en la colonia Nueva Progreso de Tampico, no muy lejana a su vivienda; sin embargo, no llegó nunca de regreso, por lo que la señora Alma Delia García Hernández, madre de la víctima comenzó a buscarla, junto con su su familia.

A lo largo de cuatro días la familia buscó en hospitales, centros de salud, hasta en la cárcel a Jessica, sin encontrar noticia alguna de su paradero, pues ella solamente dijo que habría de contactar a alguien que le iba a dar ropa para el bebé.

En ese plazo, La señora Cyntia se presentó acompañada de su hermana en el hospital Canseco de la localidad, diciendo que acababa de sufrir un aborto inesperado, pues la niña estaba ensangrentada aún, pero los médicos procedieron a la revisión de la supuesta madre parturienta, pero determinaron que ella no había dado a luz.

De inmediato, autoridades del hospital dieron parte al Ministerio Público, para que se hicieran las indagatorias del caso; la representación social hizo una visita al domicilio de Cynthia, en donde revisaron hasta el último rincón y fue debajo de la cama, en donde encontraron una bolsa de basura, en cuyo interior se encontraba el cuerpo mutilado y si vida de la víctima.

De acuerdo con las indagatorias, se supo que la asesina llegó a su casa solamente con la víctima y que ella misma fue quien la sometió, la amarró, la torturó y sin aplicar sedante alguno, anestesia ni cuidados de higiene, tomó un cuchillo de la cocina y le abrió el abdomen para extraer a la criatura, que por mal manejo en el momento de la salvaje cesárea falleció.

Cinthia Fátima y Omar Enrique fueron vinculados a proceso esta madrugada y trasladados al Centro de Ejecución de Sanciones del Puerto de Altamira, donde se encuentran en prisión preventiva de cuatro meses.