LA VIOLENCIA EN AUMENTO ES CONSECUENCIA DE LA DEBILIDAD INSTITUCIONAL

LA VIOLENCIA EN AUMENTO ES CONSECUENCIA DE LA DEBILIDAD INSTITUCIONAL

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, afirmó que la violencia creciente que se vive en México es consecuencia de la debilidad insti

BAÑO CALCINANTE EN LA TOLUCA ATLACOMULCO
DESCUBRE EL EJÉRCITO QUE 113 DE LOS 185 POLICÍAS MUNICIPALES DE SAN MARTÍN TEXMELUCAN ERAN PIRATAS
ESTALLA LA VIOLENCIA EN LA CIUDAD DE MÉXICO

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, afirmó que la violencia creciente que se vive en México es consecuencia de la debilidad institucional de las policías locales, pues en los últimos 30 o 40 años las prácticas criminales, las condiciones sociales y las facultados concurrentes de las instituciones tuvieron que evolucionar.

Durante su comparescencia ante diputados federales, con motivo de la Glosa del V Informe Presidencial, el secretario de gobernación dijo que las disposiciones constitucionales en materia de seguridad y de justicia, responden a las condiciones que se presentaban en los años ochenta del siglo pasado y respondían a lo que México vivía en el siglo pasado.

Explicó que las prácticas criminales de la actualidad tienen que ver con la delincuencia organizada y los delitos federales, pero todos éstos, se agravan con la combinación de los delitos del fuero común, lo que complica la participación de las instituciones, de acuerdo con sus atribuciones.

En los últimos 30 o 40 años, añadió, el fenómeno del crimen se ha transformado y resulta necesario organizar de la mejor forma al Estado mexicano con la participación decidida del Poder Legislativo. “Reconocemos estos retos y requerimos construir soluciones duraderas y eficaces en un tema que no es sólo de gobierno sino de Estado”.

Insistió en que se requiere la participación del Poder Legislativo, y por supuesto, de los gobiernos municipales y estatales, y con esa óptica se debe avanzar como país para lograr un sistema de justicia ágil, confiable y transparente.

Ante las comisiones unidas de Gobernación y de Seguridad Pública de la Cámara de Diputados, el titular de la Segob dijo que en los últimos años se ha realizado un esfuerzo sin procedentes por fortalecer las instituciones de seguridad, trabajando muy de cerca para hacer frente a los delitos que más lastiman a la sociedad.

Subrayó que, como Estado mexicano, aún se tiene el reto de la disparidad institucional entre el nivel federal y el local, ya que, por un lado, se cuentan con instituciones profesionales, confiables y eficaces como el Ejército, la Marina y la Policía Federal y, por otro, indudablemente se necesita redoblar esfuerzos.

Muestra de ello, dijo, es que existen alrededor de 600 ayuntamientos sin corporaciones propias, y sólo 14 entidades tienen cuerpos de seguridad en todos los municipios. Además, 86 por ciento de las policías municipales tiene menos de 100 elementos, hay una distribución muy heterogénea, ya que mientras las 20 corporaciones más grandes concentran el 25 por ciento del cuerpo de fuerza, el 10 por ciento de todos los policías se dispersa entre mil 100 municipios, es decir, pocos cuentan con un estado de fuerza sólido.

En cuanto las condiciones laborales, enfatizó que 40 por ciento de los policías perciben un sueldo base mensual inferior a los 4 mil 600 pesos, y apenas el 4 por ciento recibe un sueldo superior a los 12 mil pesos; por ello, estimó que mejorar la seguridad requiere, necesariamente, dignificar la labor policial.

Todo ello, dijo, resulta en una gran debilidad institucional de las corporaciones de seguridad locales, que a su vez se traduce en una limitante para fortalecer el Estado de derecho en todo el territorio nacional. Al mismo tiempo, obstaculiza la continuidad en los esfuerzos. Ello, sumado a los cambios de gobierno connaturales a la democracia, dificulta una acción eficaz y de largo plazo.

Respecto a la violencia en México, el funcionario mencionó que del total de homicidios relacionados con delitos del fuero común, pasaron de tres de cada 10, en 2011, a cinco de cada 10, en 2016, por lo que se enfrenta un fenómeno de violencia con un componente federal de crimen organizado, pero agudizado en gran proporción en los delitos del fuero común que se suceden en el orden local.

Mencionó que una de las prioridades del gobierno federal fue lograr que el Nuevo Sistema Penal entrara en vigor en el plazo constitucional y, aunque se trató de un avance histórico, se requiere un esfuerzo permanente para consolidarlo. Aclaró que si bien el sistema es perfectible, “nadie puede argumentar que el anterior era mejor”. Lo que sigue es trabajar conjuntamente en la etapa de consolidación.

Del mismo modo, se ha dado un respaldo a todas las entidades desplegando a las Fuerzas Federales, las cuales apoyan a la población donde las autoridades locales han sido rebasadas, impulsando la creación de Unidades Estatales Contra el Secuestro en todas las entidades y con recursos importantes para la seguridad.