DETIENEN A SACERDOTE COMO SOSPECHOSO DEL HOMICIDIO

DETIENEN A SACERDOTE COMO SOSPECHOSO DEL HOMICIDIO

Agentes de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, detuvieron a al padrecito Francisco Javier Bautista, como el principal sospecho

ADMINISTRACIÓN PASADA MAQUILLA CIFRAS Y GODOY LAS DESMIENTE
‘PAQUETITO’ CON MORTAL SORPRESA: ENCUENTRAN A NORBERTO RONQUILLO
PREPARAN LA CONVERSIÓN DE LA PROCURADURÍA A LA FISCALÍA DE LA CDMX

Agentes de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, detuvieron a al padrecito Francisco Javier Bautista, como el principal sospechoso de la muerte de Leonardo Avendaño, seminarista y estudiante de la Universidad Intercontinental.

De acuerdo con las primeras líneas de investigación, el estudiante de la Universidad Continental, pasó con el responsable, Francisco “N”, sus últimas horas de vida, con quien sostenía una cercana relación desde hace varios años atrás.

Ernestina Godoy, procuradora capitalina detalló que Avendaño estuvo en casa de su homicida de las 23:04 horas, hasta las 03:16 de la madrugada, posteriormente, las cámaras del (C5), captaron la camioneta del joven de 29 años salir del lugar, pero el que iba al volante era Francisco Javier Bautista.

En este sentido añadieron que el vehículo de Leonardo Avendaño fue abandonado cerca de las 3:30 horas del 12 de junio en el paraje de Héroes de 1910, casi 20 minutos después llegaría al sitio el auto del padre, partiendo del lugar a las 4:01 horas.

Se informó que las cámaras captaron a un segundo vehículo que se dirigió al mismo punto. Este segundo vehículo se mantiene 13 minutos en el punto donde fue encontrado Leonardo y a las 4:01 de la mañana se retiró del lugar.

La procuradora aseguró que la orden de aprehensión se giró tras justificar que existían elementos suficientes para detener al padre Francisco Javier Bautista, el mismo que ofeció una misa para el descanso eterno Avendaño y exigió “detener a la vibora”.

El crimen fue de “índole personal”, pues Leo asistía al sacerdote en el servicio del altar en la parroquia, incluso fue el padre Francisco Javier quien reportó la desaparición de Avendaño a sus familiares.