DESESPERANTES MOMENTOS DESPUÉS DE LA ERUPCIÓN DEL VOLCÁN DE FUEGO

DESESPERANTES MOMENTOS DESPUÉS DE LA ERUPCIÓN DEL VOLCÁN DE FUEGO

Desesperante carrera por salvar su vida y su integridad física la que vivieron en Guatemala, tras la devastadora erupción del volcán de Fuego que cobr

ATORAN A INTEGRANTES DE ‘LA TRAKALOSA’ CON MILES DE DÓLARES SIN DECLARAR
MUERTE SANGRE Y DESTRUCCIÓN DEJA LA ERUPCIÓN DEL VOLCÁN DE FUEGO EN GUATEMALA
MEXICANOS MUEREN TRAS DESPLOMARSE AVIONETA EN GUATEMALA

Desesperante carrera por salvar su vida y su integridad física la que vivieron en Guatemala, tras la devastadora erupción del volcán de Fuego que cobró la vida de mas de 62 personas y un sinfín de desaparecidos.

La mortal carrera es contra reloj, no hay presa que escape a la furia del coloso, el volcán destruirá y matará todo lo que se cruce a su paso, sin importar edad o sexo, clase social o estatus migratorio, todas son presas fáciles y blancos que si no logran escapar puede que no quede de ellos ni sus restos.

Un río de lava piedra fundida emergente del centro de la tierra, corre por una de las laderas del volcán de fuego, dejando a su paso lumbre, destrucción y muerte, bajando a una lenta velocidad de 20 kilómetros por hora, pero dejando a su paso sepultado todo lo que se encuentra en la cañada, desde animales, plantas hasta casas y personas.

Los primeros en la lista son las regiones mas cercanas que se redujeron a carbón, aun demasiado caliente para extraer los cuerpos de las victimas o lo que quedó de ellos, los desafortunados que no alcanzaron a escapar de la furia del volcán fueron encontrados cubiertos de cenizas y parecían estatuas.

Después de 48 horas de la primera explosión, las autoridades nacionales de Guatemala realizarán una evaluación para reiniciar las labores de búsqueda y rescate de persona o cuerpos, mismas que se habían suspendido, por el alto riesgo en que se encontraba el personal de Protección Civil encargado de estas tareas.

La inhalación de cenizas o grases volcánicos calientes puede asfixiar y dañar hasta la muerte los pulmones, causando un dolor inigualable.