DE EXTORSIONADORES A EXTORSIONADOS; POLIS DE LA CDMX

DE EXTORSIONADORES A EXTORSIONADOS; POLIS DE LA CDMX

Elementos policiales de la Ciudad de México acusan de pagar más de cuatro mil pesos a sus mandos superiores en los últimos dos años para no ser víctim

BUSCAN CASTIGO PARA POLICÍAS ABUSIVOS EN SAN JUANICO
DIPUTADO BORRACHO PROVOCA FATAL ACCIDENTE Y SE DA A LA FUGA
EL INE IDENTIFICÓ MÁS DE 700 CADÁVERES

Elementos policiales de la Ciudad de México acusan de pagar más de cuatro mil pesos a sus mandos superiores en los últimos dos años para no ser víctimas de un arresto injustificado; les piden dinero a cambio de su libertad.

De acuerdo con el periódico El Universal, a los oficiales les inventan faltas o infracciones al Régimen Disciplinario para el Policía de la CDMX y los privan de su libertado por 12, 24 o 36 horas; pero para no quedarse les exigen cuotas de 200 a los 500 pesos.

Ya privados de su libertad y tras pasar lista, los ponen a barrer, levantar la basura, marchar en medio del sol y permanecer de pie, en el caso de la Policía Montada, las tareas son similares, además de limpiar con pala los desechos de los caballos y descargar las pacas para alimentarlos.

Si necesitan dormir, deben pagar 40 pesos por un colchón y durante la madrugada levantarse para el pase de lista.

En el régimen disciplinario, las causas son faltar injustificadamente a labores por uno, dos o tres turnos; fumar en servicio; mascar chicle o escupir frente a un superior; relajar la disciplina o separarse sin autorización estando en filas y detener conductores para verificar documentación sin autorización.

Del mismo modo, abstenerse de reportar su número de placa, o mostrar su gafete cuando se le solicite; alterar o asentar datos incorrectos en fatigas de servicio, roles de firma o bitácoras; proferir palabras altisonantes o hacer señas obscenas a superiores o subalternos; negarse a recibir o a firmar el documento por el que se le notifique un correctivo disciplinario y presentar a cualquier persona ante un juez cívico sin que exista causa para ello, entre otras.

Estas medidas se dan con fines de presión. Al respecto, destacan que los policías son sometidos a una institución con un régimen totalmente antijurídico.

En  varias ocasiones hay órdenes de arrestos masivos: “Hay sectores o agrupamientos donde se arresta al por mayor. La orden del director, del director ejecutivo o del director general de zona o subsecretario es: ‘necesito tantos arrestos para hoy’, o sea por cantidad”.