¡CURICIDIO! A PUÑALADAS MATAN A SACERDOTE

¡CURICIDIO! A PUÑALADAS MATAN A SACERDOTE

Feligreses Carmelitas exigen justicia por el "curicidio" del sacerdote Rubén “N”, quien fue ultimado con un arma punzo-cortante en la mismísima Casa d

FRENÓN IRRESPONSABLE MATA A MOTOCICLISTA
ATORAN A POLICÍA MUNICIPAL POR ANDAR ROBANDO
CAE BANDA DE HUACHICOLEROS EN IZCALLI

Feligreses Carmelitas exigen justicia por el “curicidio” del sacerdote Rubén “N”, quien fue ultimado con un arma punzo-cortante en la mismísima Casa de Dios, por un hombre de quien aun se desconoce su identidad y paradero.

El cura de la iglesia “Nuestra Señora del Carmen”, ubicada en el fraccionamiento Cumbria, en Cuautitlán Izcalli, fue brutalmente asesinado por un hombre con quien sostuvo una acalorada discusión, momentos antes del sanguinario suceso. El homicida, salió corriendo cobardemente.

Autoridades de la Policía Estatal mexiquense informaron que, de acuerdo con las primeras declaraciones de la secretaria del párroco, momentos antes de que se registraran los hechos, el homicida entró y estuvo platicando con su víctima durante varios minutos, poco después las voces subieron de volumen, se escuchó que la plática también subió de tono, para tornarse en una acalorada discusión. Los gritos llamaron la atención de la mujer y al acercarse para ver que pasaba, se encontró con el hombre clérigo gravemente lesionado, pues el agresor lo golpeó y le propinó varias puñaladas en el pecho y estómago, lesionando varios órganos vitales.

Aterrada, la mujer, pidió el auxilio de una ambulancia, aunque cuando los paramédicos de la Cruz Roja arribaron ya era demasiado tarde, pues el desafortunado cura había dejado de existir por una hemorragia interna que lo desangró hasta pasar a “la vida eterna”.

Al tener conocimiento de los hechos, elementos de la Policía Estatal, arribaron al lugar, dónde habitantes de la comunidad se reunieron para llorar y despedir al sacerdote. Indignados los feligreses pidieron la intervención del Ministerio Público para que diera fe de los hechos y trasladar los restos del cura al Servicio Médico Forense (SEMEFO).