ATORAN A RATAS POR NO CONTAR CON LA ASTUCIA DE LAS CÁMARA DE SEGURIDAD EN TLATELOLCO

ATORAN A RATAS POR NO CONTAR CON LA ASTUCIA DE LAS CÁMARA DE SEGURIDAD EN TLATELOLCO

Dos ratas fueron monitoreadas por las cámaras de seguridad en la unidad habitacional de Tlatelolco. Captados infraganti, dos jóvenes de 28 años, se es

LO DESINFLAN CON SU AMANTE
APARECE DESMEMBRADO EN BASURERO DE TEPITO
OJITO AL REPARTO TRANSPARENTE DE AGUA

Dos ratas fueron monitoreadas por las cámaras de seguridad en la unidad habitacional de Tlatelolco. Captados infraganti, dos jóvenes de 28 años, se estaban clavando autopartes y accesorios automovilísticos sobre la avenida de Flores Magón y la calle de Zaragoza, lo que sirvió como pita y prueba, para activar la ratonera.

Los maleantes creyeron que su malintencionado y poco inteligente plan estaba funcionando, según ellos lo había planeado y hasta tranquilamente lo ejecutaban una y otra vez, desmontando autopartes y escondiéndolas en una bolsa negra, seguramente pensaron que el dinero fácil era más sencillo que cargar los libros de la primaria, pero en cada hurto, la evidencia los hundió más.

Ya había denuncias de robo de autopartes, por lo que el Gobierno Delegacional de Cuauhtémoc, entró en contacto con las áreas de inteligencia policíacas y así fue como se les dio seguimiento.

Los presuntos rateros, no contaban con la videovigilancia, siguió sus pasos y sus fechorías, todas quedaron grabadas ya que fueron monitoreadas por las cámaras de seguridad y personal del C2 Centro, fueron acumulando las evidencias, toda vez que los ladrones, seguramente pensaban que los objetos de vigilancia eran de adorno para los postes, por lo que nunca se sintieron intimidados por la vigilancia.

Al final de las indagatorias, se acercó la policía y cuando estaban ya con el ilegal botín en las manos y listos para escabullirse entre edificios, carros y personas; llegaron los uniformados del sector Tlatelolco en una patrulla, quienes lograron detenerlos con los objetos robados. Aunque en principio, lo negaron todo, fue imposible escapar del alcance de la justicia, pues sus actos estaban ya documentados por la Secretaría de Seguridad Pública de la CDMX.

Después de sentir los duros y fríos asientos de las patrullas capitalinas, los jóvenes delincuentes fueron trasladados al Ministerio Público CUH-1, para determinar su situación legal.