ASALTANTES SE LLEVAN LA SORPRESA DE SU VIDA; QUINCUAGENARIO LES DA LA VUELTA

ASALTANTES SE LLEVAN LA SORPRESA DE SU VIDA; QUINCUAGENARIO LES DA LA VUELTA

Por Miguel González Ravelo Un militar de 56 años hizo frente a dos asaltantes en el barrio bravo de la colonia Morelos, respondió a balazos, desarm

EN POSESIÓN DE ARMAS Y DROGAS; ¡LOS ATORAN!
APARECE DESMEMBRADO EN BASURERO DE TEPITO
POR ANDAR JUGANDO LE APLASTA LA CHOYA UNA MICRO

Por Miguel González Ravelo

Un militar de 56 años hizo frente a dos asaltantes en el barrio bravo de la colonia Morelos, respondió a balazos, desarmó a los asaltantes y luego intentaron lincharlo. Sirena Roja presenta videos e imágenes espeluznantes de los hechos.

Dos asaltantes de la zona de Tepito murieron a manos de un quincuagenario a quien intentaron robar, pero nunca se imaginaron que les respondería con certeras balas, pues su preparación militar le dio el temple para combatir a los enemigos de la ley.

A plena luz el día en las calles de Penitenciaría y Manuel Doblado, frente a la mirada de vecinos y comerciantes ambulantes de la zona el subteniente del Ejército Mexicano abrió fuego contra sus agresores cuando le apuntaban con otra arma y aunque también resultó herido logró abatir a dos en defensa propia.

Las detonaciones llamaron la atención de propios y extraños quienes asombrados se protegían detrás de los carros y de los puestos, en tanto que la gente condenaba la reacción de la víctima que se convirtió en victimario y a mentadas de madre trataban de inhibir la defensa.

Todavía en el pavimento uno de los asaltantes se arrastraba para alcanzar su pistola y continuar la agresión, pero el militar se encargó de neutralizarlo a tiros y recogió el arma para evitar que otros de los testigos pudieran retomar la agresión.

Consciente de su defensa propia, el militar permaneció en el lugar de los hechos hasta que llegaron los servicios de emergencia y las autoridades policiacas, quienes de inmediato salvaguardaron la escena del crimen, en tanto que una mujer paramédico hacía esfuerzos sobrehumanos a través de las maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP).

Por varios minutos el caos reinó en la zona y aunque el anciano se encontraba herido y sangrando por el tórax, la gente lo agredía verbalmente hasta que fue puesto a salvo a bordo de una ambulancia que más tarde lo trasladaría al Hospital Balbuena de urgencias médicas.

La zona fue acordonada, fue necesaria la presencia de más uniformados porque la turba de vecinos y comerciantes ponía en riesgo la seguridad del lugar, así como a los policías, al militar y a los paramédicos que prestaban ayuda a los heridos.

Poco después, el Ministerio Público y sus auxiliares realizaron las diligencias de levantamiento de cuerpo y la recolección de evidencias en el lugar de los hechos para dar continuidad a la indagatorias, en tanto que los cuerpos fueron enviados al anfiteatro para continuar con los protocolos de procesamiento y realización de la necropsia de ley.

Horas más tarde los familiares de los asaltantes acribillados llegaron hasta las instalaciones del nosocomio donde se encontraba el militar e intentaron agredirlo, hubo disparos de arma de fuego por lo que fue necesaria la intervención de granaderos, a pesar de que ya había vigilancia militar en el lugar de atención médica y, posteriormente, el subteniente fue trasladado a otro hospital del cual no se dieron datos para evitar agresiones.